Volver a la escuela en época COVID

Parecía que nunca iba a llegar pero ya está ahí. Septiembre se acerca y con él, la vuelta al cole….

Si siempre es motivo de dudas y miedos, este año con más motivo, con todo los que ese maldito “bichito” nos ha traído.

Pero mientras nosotros estamos preocupados, nuestros hijos e hijas lo viven de una forma totalmente diferente. Para ellos la palabra “mañana” o “futuro” no tiene ningún significado especial, es lo que tiene no tener muy clara aún la noción de tiempo. Ellos viven el AQUÍ Y AHORA.

En parte, es algo que debe tranquilizarnos porque no van a sufrir ni a sentir preocupación anticipando posibles acontecimientos.

Nuestra capacidad de adaptación a las nuevas situaciones no se puede comparar con la capacidad de un niño al enfrentarse con personas y lugares distintos. Nosotros llevamos un bagaje de experiencias que hace con que la adaptación sea una situación más suave y controlada. Y eso exactamente no es el caso de los niños. En la primera infancia, todo es nuevo para ellos. Y solo nosotros, los padres, podemos ayudarles con el apoyo y la comprensión.

Pautas para la integración en la escuela

La integración del niño a una escuela ha de ser pasito a pasito, sin prisas ni agobios. Es muy importante respetar el tiempo y las exigencias de vuestro hijo.

  1. Procurar que los primeros días vaya durante media jornada, pasando progresivamente a la jornada completa y/o comedor.
  2. No es conveniente que el inicio de la adaptación coincida con algún hecho conflictivo para el niño; convalecencia de enfermedad, nacimiento de un hermano, separaciones etc.
  3. Recordar que nos estamos adaptando tanto los niños/as, padres y educadoras a una situación nueva (horarios, comportamiento de los niños/as, normas, etc.)
  4. Los niños/as captan nuestro estado de ánimo, no les transmitáis sensación de angustia (cuando lo veas llorar), ni temor, ya que lo único que harás es empeorar la situación. Al contrario, muestra una actitud abierta y confiada hacia la escuela.
  5. Debemos permitirles que expresen sus sentimientos sin alarmarnos ni sobreprotegerlos.
  6. Es recomendable ir cambiándole al niño la rutina diaria, sus horarios, así como hacer ensayos previos dejando al niño/a con otra persona que no sea su figura de apego, para que cuando empiece el cole no sea tan brusco.
  7. Permitir que los primeros días lleve al cole algún objeto familiar y querido (chupete, juguete, biberón) si consideramos que es necesario.
  8. Es conveniente informarse sobre los cambios que se pueden dar sin dejarse llevar por experiencias ajenas.
  9. No es conveniente engañar al niño con mentiras al llevarle a la escuela, es mejor intentar razonar con él.
  10. Es muy importante que el niño no falte a clase durante los primeros días si no es muy justificado ya que romperá el ritmo de adaptación.
  11. Tener paciencia sobre todo, es posible que la tensión de los primeros días, pueda provocar algún trastorno del sueño, alimentación…, es normal. Para ellos es un cambio muy importante.
  12. Evitar hacer comentarios delante del niño/a sobre sus reacciones ante la incorporación a la escuela.
  13. Cuando dejes a tu hijo/a en la escuela no es conveniente prolongar las despedidas, ya que con esa actitud acabarás provocando el llanto en el niño/a.
  14. Al salir de la escuela deberías dedicarle más tiempo al niño, jugando con él. Es bueno que descubra que lo que hace en el centro no es tan distinto de lo que hace habitualmente en casa. Anímale a compartir contigo las experiencias que aprende en la escuela. Y demuestra alegría y entusiasmo por sus progresos.
  15. Es conveniente que la madre o el padre vaya a llevarle y a buscarle. Eso le proporcionará seguridad. Y se acostumbrará antes al cambio.
  16. Busque estar informado/a sobre las actividades que están desarrollando en clase: fichas, canciones nuevas, estaciones del año, etc. para entender y potenciar sus adquisiciones.
  17. Los aspectos de la evolución del niño deben ser coordinados con las educadoras (retirada del pañal, del chupete, etc.)
  18. Nada de prisas por la mañana. Procura despertarle con tiempo para que desayune tranquilamente y se dirija sin agobios a la escuela.

Respetar el periodo de adaptación

Cada niño/a tiene un periodo de adaptación diferente, cuando pasen unos días se sentirá más seguro y confiado si vosotros manifestáis también esa tranquilidad y confianza en la labor que están haciendo desde la escuela. Entre todos, seguro que lo conseguiremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *