¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un juguete en época de pandemia?

Este año más que nunca no dejamos de preguntarnos: ¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un juguete?

Y es que, hemos pasado meses en casa, sin salir o con salidas muy controladas, donde se han limitado los contactos sociales. Así que una de las mejores formas de pasar estos meses ha sido jugando, casi siempre con juguetes.

Según diversos estudios, durante el confinamiento aumentó el tiempo de juego con juguetes. Los videojuegos ha sido la actividad preferida y se ha mantenido después del confinamiento. Unido a esto, ha aumentado también el tiempo de uso diario de móvil, tablet y televisión respecto a antes de la pandemia, y el porcentaje de uso no ha disminuido tras el confinamiento. Este aumento de uso de la tecnología ha hecho que muchos padres se preocupen por la escasa actividad física de sus hijos, que se ha mantenido por la reducción o desaparición de actividades extraescolares; además de la posible sobreestimulación que puede producir el pasar demasiadas horas frente a las pantallas.

¿Qué conclusiones podemos sacar de estos datos? Una, y muy importante, es que la forma de jugar ha cambiado. Los niños juegan más solos porque no se relacionan con otros niños fuera del entorno escolar, con lo que se ha reducido el valor social del juego. Y no olvidemos que, el juego es una herramienta fundamental para promover la relación social con otros niños, para interactuar entre ellos mientras juegan a la pelota, en un parque o con los coches en casa de su vecino.

Otra de las cosas que debemos tener en cuenta es que, en algunos casos, hemos comprado más juguetes para tener entretenidos más tiempo a nuestros hijos. Y ahora se nos plantea la pregunta: ¿Qué pedimos a los Reyes Magos si tienen de todo?

Hay que tener en cuenta que el juguete enseña y divierte al niño, pero únicamente cuando se trata de un juguete adecuado para él y no impuesto. Si se le obliga a jugar con algo, el niño difícilmente experimentará la carga de placer que lleva asociada el juego.

También debemos tener en cuenta la cantidad. El 80% de los peques españoles reciben por lo menos cinco regalos en estas fechas. Una cantidad que los expertos ven desproporcionada y poco educativa, Los juguetes son un instrumento eficaz para el desarrollo del niño, para su diversión, su aprendizaje…, por eso, es bueno regalarles juguetes, pero sería preferible que no fuera de forma excesiva. Aunque los juguetes son un instrumento muy útil para el desarrollo de los más pequeños, es conveniente moderarse en la cantidad, no regalando más de tres en Navidad. De lo contrario, un exceso de regalos produce niños hiperregalados, mata su imaginación y les provoca aburrimiento.

¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de elegir un juguete?

  • Adecuado a la edad. Los juguetes suelen indicar la edad recomendada. No es aconsejable intentar adelantar etapas, no se ve capaz de entender ni disfrutar del juego,
  • En función de sus gustos. Cada niño tiene unos intereses y unas habilidades marcadas. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir el juguete porque solo así el niño se divertirá jugando.
  • Seguro. Todos los juguetes que se comercializan en la Unión Europea están sometidos a unos estándares de calidad, que viene certificada por el logotipo CE. Conviene comprar en sitios acreditados y comprobar que el juguete no resulta peligroso para el niño.
  • Pedagógicamente acertado. El juguete no debe transmitir valores sexistas ni racistas ni violentos.
  • Estimulante. Los juguetes deben proponer nuevos retos al niño, nuevos aprendizajes, nuevas formas de creatividad. Si el juguete es demasiado complejo, o lo hace todo solo, no resulta estimulante y, con toda seguridad, el niño perderá el interés por él muy pronto.
  • Que potencie las relaciones cooperativas, de ayuda. Es decir, que se logre alcanzar entre todos y todas un mismo objetivo o propósito en el juego (pasarlo bien).
  • Que sea divertido, motivador, que despierte el deseo de jugar.
  • Que desarrolle la imaginación y la creatividad,
  • Que estimule su curiosidad, su interés por investigar, y permita al niño o niña descubrir nuevas posibilidades en el juego.
  • Que potencie la capacidad de pensar y la resolución de problemas.
  • No dejarse llevar por la publicidad. Es importante vigilar que el niño no tenga demasiados juguetes ni se deje llevar a la hora de elegirlos solo por la presión publicitaria. Puede acabar aburriéndose.
  • Recordemos que nuestros hijos también tienen la libertad de elegir el juguete que deseen, pero con nuestra orientación les ayudamos a escoger el juguete más adecuado.

Tengamos siempre presente que el mejor juguete para nuestro hijo o hija somos nosotros, sus padres. Al jugar con tu hijo estimularás su iniciativa y le abrirás la puerta de su imaginación creadora. Es el mejor medio de conocerlo y que él te conozca, es el mejor regalo que puedes hacerle y a la vez será una gran forma de educar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *