Niños sobreestimulados, cerebros anestesiados

El uso de las pantallas, móvil, tablet y videojuegos

Últimamente estamos escuchando por todas partes lo malísimo que es que los niños pequeños vean pantallas, utilicen el móvil o la tablet, o jueguen a videojuegos. Hay infinidad de estudios que hablan de las nefastas consecuencias que tiene la sobreestimulación para el aprendizaje…. Pero ¿qué es eso?

¿Qué es la sobreestimulación?

Se podría definir la sobreestimulación como la recepción o exposición excesiva a estímulos que nos producen una fuerte reacción sensorial.

Si estamos estimulando los sentidos ¿por qué es tan malo? Porque, como todo, en su justa medida, no es malo. Empieza a serlo cuando el tiempo de exposición es excesivo. Cuando nos acostumbramos a recibir tantos estímulos, cada vez necesitamos recibir más cantidad y más intensidad para “saciar” o incluso entretener a nuestro cerebro.

Trasladado al plano tecnológico, afecta a la capacidad de concentración y puede llevar a una falta de atención cuando los niños son más mayores.

Hay muchos estudios que están empezando a analizar los efectos en el aprendizaje y en el desarrollo de la sobreexposición a los estímulos tecnológicos y todos coinciden en que, de una forma u otra, tienen efectos negativos.

Pero ¿nos hemos parado a pensar por qué lo hacemos?

Muchos empezamos para que nuestro hijo estuviera entretenido en un restaurante o en la sala de espera del médico. Otros, para que no se aburrieran en un viaje largo… Pero de esos momentos puntuales hemos pasado a dejarles el móvil o la tableta para comer, dormir o, simplemente ir en el carro. Todo tiene su momento y su tiempo de uso adecuado.

¿Qué podemos hacer?

Algo fundamental: dejar que se aburran. Tened momentos de desconexión tecnológica. Poneos un horario “los jueves por la tarde de 6 a 8 no hay móvil, tele, ordenador, tablet….para nadie de la casa” y observar lo que pasa. Aprovechad para jugar con vuestros hijos, leer juntos, salir a pasear, ir en bici… lo que se os ocurra.

Dicen que el aburrimiento es la madre de la creatividad y la estamos matando.

Hemos pasado de una falta de estimulación en los niños hace 40, 50 o 60 años a una sobreestimulación. En sus primeros años, los niños no necesitan tanta estimulación. Con su entorno y sus juegos es suficiente.

Ese afán de convertirlos en “superniños”, en que sean los más listos y, a la vez, tenerlos entretenidos, nos lleva a tener una agenda repleta de actividades que les impide tener tiempo para lo realmente importante: JUGAR. Jugar debe ser la principal ocupación de los niños. Deja que tu hijo juegue como lo hiciste tú o tus padres: con arena, hojas, piedras, cajas de cartón…. Seguro que en unos minutos harán creaciones maravillosas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *