5 cuentos para educar las emociones

Desde hace unos años somos conscientes de la importancia que tiene para el desarrollo pleno de nuestros hijos e hijas trabajar con ellos la educación emocional. Los cuentos que hablan de las emociones se han convertido en un aliado necesario e idóneo para enseñarles a los más peques a gestionar sus sentimientos y sensaciones. Tenemos que mostrarles que cada emoción tiene un significado y prepararlos para que sepan afrontar tanto las buenas como las malas emociones, de la mejor manera posible.

Pero empecemos por ver las funciones que cumplen los cuentos en general, no solo los relacionados con las emociones:

  • Función creativa: ayudar a desarrollar la imaginación y la fantasía. La imaginación es una de las funciones de la mente, complementaria al razonamiento y al pensamiento. Hay que rescatar esta función para que se utilice no sólo en infantil sino a lo largo de toda nuestra vida.
  • Función lúdica: un cuento para que enganche la atención tiene que se entretenido, divertido. Deben provocar curiosidad.
  • Función ética: transmisión de valores a través del cuento, utilizado en todas las culturas y en otras épocas. Además, los cuentos contribuyen al proceso de socialización, pues se aprenden valores de cooperación, se comprende que hay normas que cumplir, pues estamos conviviendo, y se comprende que hay otras formas de sentir, otras formas de pensar, de actuar, a veces muy alejadas de la propia pero que abren la mente infantil, despliegan su mundo de experiencia, le permiten observar comportamientos humanos que en su día a día no es posible que tengan contacto con ellos.
  • Función terapéutica: ver en un cuento la solución a un problema.
  • Función educativa: La narrativa del cuento está basada, en la mayoría de los casos, en la moraleja. Todas las historias tienen un aprendizaje que ayuda a pequeños (y a mayores) a entender y asumir valores necesarios para vivir en sociedad.

Pero además de todas estas funciones, los cuentos que trabajan las emociones deben tener estos requisitos:

  1. Que aparezcan con claridad diferentes emociones. Es decir, que el lector pueda identificar fácilmente los sentimientos confrontados. Por ejemplo: frustración – éxito
  2. Que los niños se puedan identificar fácilmente con los personajes y sentir lo que ellos sienten.
  3. Que muestren igualdad ante la expresión emocional.
  4. Que defiendan el derecho a la expresión frente a la represión.
  5. Que las ilustraciones muestren con claridad la expresión gestual de los personajes.
  6. Que la ilustración sea coherente con el texto o con las emociones que están sintiendo los personajes.

Hay muchos cuentos que nos pueden servir para educar las emociones o la inteligencia emocional. Algunos de ellos se han hecho muy populares en los últimos años.

Hoy queremos recomendaros algunos cuentos tanto para vuestros hijos como para vosotros:

El cocodrilo que vino a cenar

Lobo y Estofado son unos personajes muy peculiares. No todos los días se ve a un lobo y una ovejita con una amistad tan fuerte. Durante uno de sus paseos encuentran un extraño huevo en el suelo y ambos amigos deciden cuidarlo hasta que haga ‘crack’ y de él salga… ¡un cocodrilo! A lo largo de esta aventura los más pequeños se divertirán aprendiendo valores como la amistad, la importancia de cuidar a los demás y la tolerancia frente a las diferencias.

  • Autora: Steve Smallman
  • Editorial: Beascoa

La cola de dragón

¿Otra rabieta? Con la ayuda de los protagonistas de este libro, Ana y Javier, los pequeños de la casa aprenden a reconocer y a gestionar la rabia mientras viven aventuras de la mano de estos personajes. Con ilustraciones de Sandra Aguilar, está diseñado para niños de entre los dos años y medio y los ocho años. Además, pertenece a una colección de la misma editorial que tiene como objetivo tratar con cada título un sentimiento diferente, desde la alegría hasta la tranquilidad. 

  • Autora: Mireia Canals Botines
  • Editorial: Salvatella

Malena Ballena

Malena es una niña que lo pasa muy mal en la piscina, porque los demás niños se meten con ella por pesar más que ellos. Un día su profesor de natación le enseña un truco y, gracias a él, su vida cambia y se siente mejor. Se trata de un libro que desarrolla la idea de autoestima y cómo nuestros gestos y comentarios pueden hacerle daño a los que nos rodean. 

  • Autor: Davide Cali
  • Editorial: Libros del Zorro Rojo

Adivina cuánto te quiero 

A veces, cuando queremos a alguien mucho, mucho, intentamos encontrar el modo de describir el tamaño de nuestros sentimientos. Pero como nos muestra esta maravillosa historia, el amor no es algo fácil de medir.

  • Autor:  Sam McBratney 
  • Editorial: KOKINOS

Cuentos para educar niños felices

Se divide en 10 claves que la autora considera importantes para conseguir niños felices: darles amor incondicional, desarrollar su autoestima, impulsar su autonomía, desarrollar la confianza en sí mismos, valorar su esfuerzo y constancia, vivir con honestidad y sinceridad, respetar su individualidad, saber aplicar límites y normas, aportarles seguridad y educarles en paz y tranquilidad. Cada uno de estos aspectos están acompañados de cuentos y una ficha práctica.

Esta selección muestra solo algunos de la gran colección que hay de cuentos sobre las emociones.

Si aún no os habéis animado a empezar con este tipo de historias, desde Lápices os animamos a que en casa os hagáis con alguno. Vuestro peque lo disfrutará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *